12 de marzo del 2020 por Nancy Valle
        

Mi crecimiento con Retroalimentación Temprana y en Vivo




En el año 2019 tuve mi primera experiencia como profesor titular en la Facultad de Ciencias Económicas. Como toda experiencia nueva, tuve miedo pero nunca dejé de ver cada clase como una experiencia de aprendizaje.

Afortunadamente mi grupo fue pequeño, 10 estudiantes, lo cual generaba una atmósfera de mucha confianza y facilidad de pivotear. Llegó el tiempo de recibir las evaluaciones cualitativas y mi sorpresa fue que solamente dos estudiantes me dieron retroalimentación, lo cual me preocupó por el hecho que cuando un estudiante está feliz con un curso trata de comunicarlo y las evaluaciones son un medio para ello.

De manera simultánea, recibí la invitación de Formación Contínua haciendo referencia al programa de Retroalimentación Temprana y en Vivo, lo cual al ser una interacción uno a uno, sí daba más oportunidad de contar con feedback por parte de los estudiantes. El resultado fue sorprendente, ellos comentaron sobre el esfuerzo y la pasión con la que trataba de hacer la clase y que aprendieran, pero no lograba conectarlos porque la metodología que usaba no los conectaba con la clase.

Participé en varios talleres como Making Thinking Visible y con la ayuda de Sheidy, del equipo de Formación Continua, logré diseñar mejores actividades de aprendizaje colaborativo. La atmósfera de la clase se transformó y logré finalmente conectar al grupo. Entendieron lo preocupada que estaba y se sintieron escuchados. No puedo borrar de mi mente el comentario de una estudiante y fue “¿Esa retroalimentación es opcional? Creo que todos los profesores deberían hacerla!

Este año 2020, nuevamente solicité el servicio y me encanta ver que en las evaluaciones de la Facultad de Ciencuas Económicas y en el feedback de Retroalimentación Temprana y en Vivo se ven reflejados los aprendizajes que obtuve de los talleres de Formación Contínua donde los estudiantes más allá de memorizar conceptos están en una atmósfera donde pueden expresarse, aportar ideas y construir sobre ideas de sus compañeros. Hay una mezcla entre clase magistral y dinámicas y es genial. No todos aprenden de la misma forma y ese es el reto, poderlos conectar.

Lo que más me llevo de esta experiencia es lo importante de estar aprendiendo de mis estudiantes, formarme continuamente y pivotear encontrando la receta mágica que conecte a todos y logre el aprendizaje que busco que ellos se lleven.

La invitación para todos los profesores es seguir formándonos, pivotear y atrevernos a recibir ese feedback sin temor a hacer esos cambios. Sus estudiantes lo valorarán y se sentirán escuchados.



Nancy Valle
Profesora
Facultad Ciencias Ecónomicas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *