21 de mayo del 2020 por Dunia Morales
        

Protocolos de Making Thinking Visible en mi clase Who am I?


El curso Who am I? fue impartido este semestre a 20 alumnos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UFM. Estuvo lleno de aprendizaje, risas, meditaciones, experiencias nuevas, vivencias, adaptaciones, introspección y reflexiones. Utilicé a lo largo del semestre protocolos y enseñanzas proporcionadas por Formación Continua, a quienes debemos en gran parte las dinámicas y formas de facilitación, combinadas y algunas veces modificadas, que incluímos. Al inicio utilizamos la “Galería de ideas” que consiste en lanzar una pregunta o tema para que los alumnos proporcionen sus ideas. En esta oportunidad hicimos una modificación, preguntando qué esperaban del curso, los alumnos de forma anónima escribieron en post-its con lo que esperaban de la clase y las colocamos en un mural.

El curso está basado en la técnica Equine Facilitated Experiential Learning EFEL, un programa innovador e interactivo cuyos resultados se enfocan en el desarrollo del pensamiento crítico de las personas que a su vez les permite resolver mejor los problemas, comunicarse en forma más eficaz, crear mejores relaciones sociales y un aumento significativo de su auto confianza y el auto conocimiento. El trabajo con caballos en nuevas actividades experienciales, unido a la formación teórica sobre emociones, motivación, liderazgo, autorregulación y dirección de negocios permitió a los participantes desarrollar habilidades de manejo y proceso racional de emociones, aprendiendo a superar los desafíos personales y profesionales con mayor facilidad y éxito. Los alumnos encontraron cómo aprovechar las emociones como base para desarrollar el autoconocimiento, mejorar las habilidades de comunicación y negociación, la toma de decisiones, el trabajo en equipo, motivar e inspirar.

Al final de cada una de las actividades utilizamos el protocolo Debrief que consiste en dar 5 minutos para hacer una reflexión sobre lo aprendido durante la dinámica o describir qué era lo más importante que se llevaban. Este protocolo lo combinamos con el método Making Thinking Visible que permite hacer el pensamiento visible, pudiendo escribir en un post-it su reflexión y compartirla.

Algunas reflexiones de los alumnos:

“Nuestra energía tiene voz e intención y si la dirigimos correctamente se logran grandes cosas”

“Debo aprender a poner límites”»

“La energía impacta en las demás personas, el lenguaje no verbal es sumamente importante, por lo cual saber modular la energía impacta en las relaciones con los demás”

“Be kind but not rude, be kind but not weak, be humble but not timid, be proud but not arrogant”

“Debo determinar bien qué propósito quiero cumplir para poder actuar con intención y hacer ese propósito una realidad”

El curso sale de lo común y llevó a los alumnos a experiencias nuevas que generaron emociones positivas en la medida en que se autodescubrieron.

La naturaleza fue un escenario perfecto para cada una de las visitas que realizamos. Los alumnos pudieron conocer más de cerca los caballos, su comportamiento, sus reacciones y verse reflejados en cada uno de los ejercicios. 

Para evaluar el progreso de los estudiantes utilizamos a mitad del semestre el protocolo “Visual facilitation” que consiste en representar los pensamientos por medio del dibujo. Cada uno de los estudiantes elaboró un libro personal en donde incluía todo lo aprendido en clase y la forma en que lo había implementado en su vida personal y profesional. Para esto se utilice una rúbrica por medio de la cual se especificó exactamente los parámetros de evaluación. Fue una actividad diferente e interesante ya que  muchos manifestaron tener 8 o 10 años de no hacer un trabajo manual, a la vez reveladora.

Después de algunas actividades utilizamos el protocolo Making Meaning que consiste en formar grupos de 4 y cada uno de los integrantes escribir en un formato A1 sus reflexiones y comentarios, éste se rota y los otros integrantes agregan sus comentarios hasta que todos los integrantes hayan escrito en los cuatro extremos. Posteriormente cada uno presenta su parte. También utilizamos el protocolo I used to think, now I think que consiste en describir qué pensaban antes de los ejercicios y qué piensan ahora.

Posteriormente iniciaron las clases virtuales por Zoom, donde pudimos utilizar programas como Perusall que consiste en colocar un artículo, darle acceso a los estudiantes y permitir que cada uno subraye lo más importante y aporte sus ideas y comentarios al respecto.


Tuvimos también la actividad “Componiendo música”, que consiste en que todos los alumnos tienen un instrumento musical, incluyendo el catedrático y producen sonidos. En esta actividad alguien toma el rol de líder y los demás lo siguen. Los alumnos lo disfrutaron mucho.

Para que los temas no se volvieran monótonos, se utilizó el protocolo Foco – reflexión por Zoom, se realizaron breakout rooms para formar grupos que leyeran sobre un determinado tema que después sería explicado a los demás alumnos. Esta fue una dinámica interesante. Sin embargo, como catedrática, pude darme cuenta que para hacer esto en Zoom debía ser muy explícita con las instrucciones.

Como parte del curso realizamos meditaciones dirigidas y viajes imaginarios por Zoom. Los estudiantes manifestaron lo liberador de los ejercicios, muchos indicaron que se habían sentido muy felices, relajados, motivados y con energía para seguir con sus actividades de la semana. Estas dinámicas se realizan por lo general con los caballos, pero pudimos darnos cuenta de lo enriquecedor de los mismos aunque tuvimos que realizarlos por Zoom.

Para finalizar el curso, siempre realizo con los estudiantes un Mapeo de la Vida, el cual consiste en desglosar, ¿qué conozco de mi? ¿qué valoro? y ¿qué estoy haciendo en función de esto? Para este ejercicio utilizamos el método Designing your life y la plataforma Mural, el cuál fue muy aceptado por los estudiantes, quienes disfrutaron haciendo sus mapas mentales que les llevaron a conocerse aún más.

 Algunos de las comentarios de los alumnos:

“Esta clase me hizo tener conversaciones internas que uno desea evitar, pero que son necesarias porque al final solo uno mismo decide el futuro que quiere tener, solo uno actúa sobre su realidad. En resumen el pensamiento que me llevo es que si lo que cada día estoy haciendo me está llevando al camino correcto, no importa qué tan pequeño sea el paso, es un paso en el camino correcto”.

“Me encantaron las clases de El Pulté porque aprendí muchísimo acerca del espacio personal y sobre todo de la confianza”.

 “Este curso también me ayudó a reflexionar y a relajarme de todo lo que me rodea, es cómo ponerle una pausa a mi vida de estudiante que es lo más importante por ahora y pensar en mi”.

“Los aprendizajes de clase me ayudaron a relacionarme con otros, a considerar mi vida de otras perspectivas y a relajarme para poder ver lo que hago y lo que tengo. Fue útil ver como reacciono ante diferentes situaciones y planificar qué me gustaría hacer en el futuro. Descubrí algunas características de mi comportamiento y mis interacciones con otros. Hice un par de amigos y disfruté de las clases”. 

“Honestamente esta actividad me sirvió mucho más de lo que pensé que me iba a ayudar. Mientras hacía cada una de las actividades me pude dar cuenta de aspectos que no conocía de mí. En varias ocasiones pude ver que surgieron varias preguntas que nunca me habría preguntado si no hubiese hecho esa actividad”.

“A lo largo del curso hemos aprendido de diferentes ejercicios a entender exactamente ¿Quiénes somos? Y la verdad es que todos estos ejercicios, poco a poco, me fueron demostrando fortalezas y debilidades que antes no sabía que tenía. Además, los ejercicios de meditación que hice, dentro y fuera de la clase, me ha ayudado mucho a saber enfocarme y saber ordenar mi mente. Por otro lado, estos últimos ejercicios me ayudaron mucho a saber cómo me veo en el futuro tomando en cuenta diferentes escenarios, obstáculos, fortalezas, qué tengo a mi disposición para lograr mis metas, como pienso yo que se vive una vida feliz y también a ponerle una ponderación a diferentes áreas de mi vida”.

“En conclusión quisiera agradecerle a Dunia por su excelente trabajo en clase y a pesar de que al principio no tenía ninguna expectativa del curso ya que era algo totalmente nuevo para mi, aprendí muchísimo y son aprendizajes que nadie mas que nosotros nos podemos enseñar, ver en realidad quienes somos”.

“Este curso me ayudó muchísimo a entender el mundo en el que vivimos y a relacionarme con él, desde ser mas consciente con mi cuerpo, emociones y pensamientos hasta interactuar mejor con los animales y las otras personas. Entendí mucho acerca de que realmente hacer las cosas con una intención detrás cambia la circunstancia para cómo queremos que se mueva. Aprendí a ser parte de una manada y entendí mi rol en ella, me ayudó a comprenderme mejor a mí mismo”.

“Me encantaron las clases de El Pulté porque aprendí muchísimo acerca del espacio personal y sobre todo de la confianza.”

“Lo que me ayudó en gran forma fueron las actividades con caballos, pues siento que pude reflejar gran parte de mi vida con ellos y con eso poder conocerme de mejor forma. Pude encontrar varias cosas acerca de mi mismo en las actividades con caballos. Dentro de ellas encontré las siguientes:

«La confianza que tengo en mi mismo, pude observar la confianza que tuve en mi mismo a la hora de desarrollar las actividades con los caballos y que en pocos momentos dudé en que pudiera llevar a cabo la actividad».

«Pude observar cómo muchas veces iba delante de los caballos, llevando el ritmo, pero iba muy adelante, reflexionando me doy cuenta que eso me pasa en vida real, no solamente en cuestiones de la universidad, sino que en trabajo, en juegos, y actividades como esta».

«Pude notar que establecer confianza es vital para poder llevar a la cooperación, pero que también como parte de ser líder hay que delegar con confianza y dejar hacer al otro su trabajo”.

“Por naturaleza, soy alguien introspectivo que le gusta cuestionarse. Debido a esto, la clase fue excelente para esos propósitos. Me doy cuenta que frecuentemente evito la realidad, especialmente cuando la situación se pone muy estresante. Esta clase fue útil para abrirse un poco. Me cuesta ponerme vulnerable, pero los ejercicios requieren de esa vulnerabilidad para ser efectivos. De conclusión me llevo la lección de que es esencial enfrentar la realidad y no hay que tener miedo a buscar dentro de nosotros por nuestro propósito”.

“Esta clase me ayudó a aprender de mis sentimientos, a entenderlos y cuestionarlos. Me enseñó a tener presencia, alinear emociones, acciones y pensamientos para desarrollar una posición de liderazgo. A no temerle a la vulnerabilidad, dedicarme tiempo para desarrollarme como una mejor persona. A encontrar paz y a hacer conciencia de qué calidad del pensamiento individual es la que dicta la calidad de la vida. Reconocer y asumir que uno es el que controla su vida, la diseña y aprende de ella”.

“Las herramientas que vimos en clase y que usamos en este proyecto me ayudaron más que nada a tomarme una pausa y reflexionar acerca de mi vida. Es muy fácil vivir la vida de día a día sin pensar hacia dónde voy o qué quisiera cumplir. Esto me ha ayudado a hacer una introspección para ver quien soy, qué obstáculos tengo y qué voy a hacer para cumplirlos. Tengo una idea más clara de en qué áreas estoy bien y en qué áreas necesito mejorar. Hay que tomarse un tiempo para ver donde estamos parados, ver el camino que nos espera, ver qué metas queremos lograr, analizar nuestras fortalezas y debilidades, ver qué obstáculos tenemos y seguir adelante. Estoy en una etapa de mi vida donde esto me va a servir un montón a vivir una vida intencional y una vida con propósito. Voy a vivir una vida tratando de hacer lo correcto, viviendo en el momento con los ojos en el futuro”.

“Otra cosa que me ha servido mucho y he aprendido en este curso es a cómo enfocar mi energía y cómo el visualizar las metas ya cumplidas nos facilita el trazar un camino para lograrlas, también me ha ayudado a ser más paciente y a volverme mejor observador, pues como vimos con los caballos primero debíamos observar cómo se encontraban los caballos y de esta manera saber cómo enfocar nuestra energía para que éstos hicieran algo que nosotros necesitábamos. Esto también lo he logrado poner en práctica en el día a día con las personas que me rodean, pues debo observarlas antes para cuando llegue el momento de relacionarme, pueda proyectarme de una mejor manera y que todo fluya mejor”.

Dunia Morales
Profesora
Facultad de Ciencias Económicas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *