Debrief y reflexión


La metacognición no se desarrolla necesariamente por sí misma; por ello, los instructores juegan un papel crítico al ayudar a los estudiantes a desarrollar las habilidades metacognitivas que necesitan para tener éxito en la universidad: evaluar la tarea en curso, evaluar las propias fortalezas y debilidades, planear, supervisar el desempeño en el curso de la tarea y reflexionar sobre el éxito general de esta.

– Ambrose, Susan A., et al. Cómo funciona el aprendizaje: siete principios basados en la investigación para una enseñanza inteligente

Los últimos 5-15 minutos de una clase son ideales para hacer una reflexión sobre lo aprendido durante el día. Esta reflexión puede cumplir uno o varios de los siguientes objetivos:

  • Reflexión sobre las preguntas con las que nos quedamos, lo que aprendimos, y lo que nos llevamos de la clase.
  • Reflexión y retroalimentación sobre el proceso de aprendizaje. ¿Qué hicimos bien?, ¿qué podemos mejorar?.  Hacernos estas preguntas ayuda a desarrollar metacognición, pensamiento crítico y el hábito de tomar responsabilidad sobre nuestra propia educación. La Metacognición hace referencia al “proceso de reflexionar y dirigir el propio pensamiento” National Research Council, 2001, p. 78).
  • Brindar retroalimentación para que los estudiantes y el profesor puedan mejorar en la siguiente clase.
  • Evaluar si estamos logrando los objetivos que nos propusimos para la clase o conversación.
  • Enfatizar, remarcar y recordar (recall) los nuevos temas que hemos aprendido durante la clase.

¿Cuándo se hace un debrief?

Es importante hacer un debrief al final de todas las clases. Aunque parezca que no haya nada que decir y aún cuando todo haya salido bien. Se puede enfocar en reflexionar y hacer hincapié en lo aprendido -contenido del curso- y los elementos que nos ayudaron a tener éxito en clase para replicarlos en las siguientes clases -proceso de aprendizaje-. Al hacer un debrief todos los días, se puede inculcar en los estudiantes un “chip” de mejora continua que puedan utilizar a lo largo de todas sus actividades, cursos y proyectos.

Es importante que el facilitador comunique a los participantes la importancia y objetivos del debrief. Sirve para que estemos conscientes de nuestro proceso de aprendizaje y para que podamos mejorar y ser más intencionales en nuestra forma de aprender, colaborar, trabajar, pensar, actuar y dialogar. 

Instrucciones:

  1. El facilitador reserva los últimos minutos de clase para hacer un debrief.
  2. El facilitador explica los objetivos del debrief. Y, de ser el caso, haciendo énfasis en que este es un momento para comentar sobre el proceso de cómo aprendemos y no del contenido del curso. 
  3. El facilitador hace una, dos o hasta tres de las siguientes preguntas. Pide a los estudiantes que sean específicos en sus comentarios. De parte de los estudiantes, tomar notas durante la clase y escribir sus reflexiones antes de compartirlas en el debrief puede ayudar con este objetivo.
    1. Reflexiona y evalúa el proceso de clase
      • ¿Qué te sorprendió de la clase de hoy?                        
      • ¿Qué salió bien? 
      • ¿Qué podríamos mejorar?                        
      • ¿Cómo lo podemos mejorar?     
      • ¿Qué observaste?
      • ¿Qué te resultó fácil o difícil?
      • ¿Qué cambios sugieres para la próxima clase?
      • ¿Qué te comprometes a hacer diferente en la próxima clase?
      • ¿Qué sugerencias tienes para mejorar nuestra próxima clase?
      • ¿En qué momentos comprendimos bien los temas de clase? ¿Cómo lo logramos?
      • ¿Qué te gustaría hacer diferente para aprender más en la próxima clase?
      • ¿Qué crees que podemos hacer todos para mejorar en eso?
      • ¿Qué puedes hacer tú cuando te encuentras en una situación como esa?   
      • Comparte un momento de AHA (entendimiento) y un momento de GRRR (confusión) que viviste hoy en el curso
      • ¿De qué forma diferente te prepararías para la tarea final con base en la retroalimentación recibida durante clase? 
      • ¿Cómo podríamos resolver este problema o caso de forma más eficiente?

       b. Reflexiona y evalúa el contenido:

      • ¿Qué aprendiste al hacer este proyecto, actividad o tarea? 
      • ¿Qué habilidades debes seguir trabajando? 
      • ¿Cómo han evolucionado tus habilidades durante las últimas tres tareas?
      • ¿Qué ideas que escuchaste hoy son especialmente útiles o desafiantes en tu propia vida?
      • ¿Qué aprendiste hoy?
      • ¿Qué te llevas de la clase de hoy?
      • ¿Cuál fue tu mayor aprendizaje hoy?
      • ¿Qué te sorprendió de la clase de hoy?
      • ¿Con qué pregunta te quedas?    
      • Una cosa en la que me quedo pensando luego de esta clase es _____
      • Algo que me inspira, sorprende o reta de las ideas que exploramos hoy es _____
      • ¿Cómo ha cambiado tu comprensión de este tema por las ideas que exploramos en esta clase?
      • Antes pensaba _____, ahora pienso __________
      • ¿Qué partes de la clase te parecieron más interesantes? ¿En qué partes estuviste menos enganchado en la clase?      
      • Describe en un “tweet” algo que te llevas de la clase de hoy. En 280 caracteres o menos, ¿qué aprendiste?
      • Reflexionando sobre la clase de hoy, ¿qué es algo que te reta, inspira o sorprende?
      • ¿Qué es lo más valioso que te llevas de la clase de hoy?
      • Algo que aprendí hoy y sobre lo que me gustaría seguir aprendiendo más es ________
      • 1 cosa que me gustó, 1 cosa que podemos mejorar y 1 cosa que quiero sacar de mi corazón (something to get off my chest

Variaciones: 

  • El facilitador puede pedir a los estudiantes que escriban primero sus reflexiones en papel y luego las compartan con el grupo. 
  • Cuándo los estudiantes tienen ya algunos meses de práctica utilizando el debrief, pueden ser ellos los que sugieren una o todas las preguntas a hacerse en la ronda de cierre. Así tienen más elección y control sobre su propio aprendizaje. 
  • Tomar notas del proceso es una práctica que ayuda mucho a los estudiantes. Se les puede pedir mantener un diario (journal) de su experiencia en clase. Esto ayuda con el desarrollo de su metacognición.
  • El facilitador o un estudiante haciendo el rol de documentador, puede tomar nota de todo lo que los estudiantes dicen en el debrief y leerlo antes de iniciar la siguiente clase para recordar lo que se ha hecho bien y lo que se puede mejorar del proceso de aprendizaje.
  • Utilizar Google Forms o Pear Deck para que los estudiantes reflexionen y den retroalimentación por medio de su computadora o celular. Pear Deck permite compartir en vivo las respuestas de los estudiantes. 
  • En un diálogo, utilizar Inner/Outer Circle para conseguir más retroalimentación y que los estudiantes se vuelvan más metacognitivos: 
    • Divide al grupo en dos. Cada grupo tiene de 20 a 30 minutos para dialogar mientras que el círculo exterior observa. Al finalizar el tiempo de diálogo del círculo interior, el círculo exterior da retroalimentación sobre cómo lo han hecho.

Referencias:

Ambrose, Susan A., et al. Cómo funciona el aprendizaje: siete principios basados en la investigación para una enseñanza inteligente, Universidad del Norte, 2017. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ufm/detail.action?docID=4909233.

Copeland, Matt. Socratic Circles: Fostering Critical and Creative Thinking in Middle and High School. Stenhouse Publishers, 2005.

National Research Council. Knowing what students know: The science and design of educational assessment. Washington, D.C. : National Academy Press. 2001.

“Socratic Seminar.” Facing History and Ourselves, www.facinghistory.org/resource-library/teaching-strategies/socratic-seminar.

Sundheim, D., & Shapiro, M. (2015, July 02). Debriefing: A Simple Tool to Help Your Team Tackle Tough Problems. Retrieved February 13, 2018, from https://hbr.org/2015/07/debriefing-a-simple-tool-to-help-your-team-tackle-tough-problems

**Para más información sobre el debrief enfocado a un diálogo, visita nuestro recurso: Debrief en un diálogo socrático